Viñas Viejas de Leda:

Viñas Viejas de Ribera del Duero y ToroBodegas LEDA Viñas Viejas elabora vinos a partir de la variedad tempranillo. Para la realización de los vinos de LEDA se seleccionan las cepas más antiguas de pequeñas parcelas pertenecientes a diferentes viticultores.

Las vides con las que se elaboran los vinos poseen hasta 80 años de vida, han sobrevivido el tiempo y se han adaptado al terreno extendiendo sus raíces a través del terruño. Gracias a lo cual, han absorbido todos los sedimentos y minerales de la tierra, adquiriendo toda la sabiduría que la madurez transmite.

Uno de los procesos más importantes que se realizan en el campo es la poda, cuyo objetivo es optimizar el crecimiento natural de la vid mediante la selección y reducción de los nuevos sarmientos que han brotado. Se suele realizar dos veces al año, la primera vez entre enero y marzo. La segunda entre mayo y junio. La poda en verde, que tiene lugar durante la primavera,  requiere de diferentes trabajos: destallar los brotes que no queremos, despuntar en el caso de viñas con mas vigor, deshojado y desnietado en algunas parcelas, y finalmente, el aclareo de racimos para las viñas jóvenes, siempre y cuando la viña lo necesite. Gracias al proceso de poda, obtenemos una mejora en el rendimiento y la calidad de las uvas.

Durante los meses previos a la vendimia realizamos controles de calidad diarios. Parcela por parcela, se toman muestras de las uvas al amanecer y al atardecer. De esta manera, la vendimia se realiza en el momento más apropiado, cuando la uva se encuentra en su punto óptimo de maduración.

La materia con la que elaboramos nuestros vinos es el terruño y el tiempo”

Tras la recogida de la uva comienza el proceso de escurrido, prensado y fermentación. El mosto de la uva se macera con la piel y las pepitas en grandes cubas de metal, permitiendo que las sustancias beneficiosas que contiene la piel de la uva pasen al vino. Aquí es donde los azucares de la uva (glucosa y fructosa), se convierten en alcohol etílico y anhídrido carbónico mediante el proceso de ebullición. Posteriormente, tiene lugar la fermentación maloláctica, que sirve para reducir la acidez del vino a través de la transformación del ácido málico en ácido láctico.

El proceso de crianza se lleva a cabo en las cavas subterráneas de la bodega, que mantienen el vino aislado del frío y del calor. Allí, los vinos reposan entre 12 y 36 meses en barricas de roble francés (Allier, Nevers y Joupillers) y americano. Tras este periodo, los vinos han alcanzado la madurez óptima para su posterior embotellado.

Bodegas LEDA tiene una producción limitada a 80.000 botellas lo que permite un estricto control de calidad de nuestros vinos. De los viñedos se obtienen entre 2.500 y 4.500 kg. de uva por hectárea, lo cual garantiza una materia prima de la mejor calidad.

Sobre la Vendimia de LEDA